Beneficios de la actividad física para nuestro corazón

El sedentarismo está definido como un factor de riesgo cardiovascular más. Por el contrario, son muchos los beneficios de la actividad física para nuestro corazón.

La actividad física regular provoca una serie de adaptaciones de nuestro aparato cardiovascular. ¿Os suena lo de las bajas pulsaciones de Miguel Induráin?

Además implica cambios estructurales del corazón que podemos medir en distintas pruebas.

Está demostrado que mejora el riego sanguíneo, no solamente a nivel cardíaco. Lo cual, es uno de los fundamentos de las unidades de rehabilitación cardíaca.

Por último es una excelente forma de controlar factores de riesgo como la tensión o el colesterol.

Corazón ahorrativo, menos pulsaciones

El corazón está recorrido por dos tipos de fibras nerviosas. Son involuntarias, no podemos levantarnos un buen día y decirle al corazón: no latas. Y tienen efectos complementarios.

Por un lado tenemos el sistema nervioso simpático que acelera el corazón y que aumenta la presión arterial. Funciona ante situaciones de estrés como cuando tenemos dolor, una cirugía, miedo, hay que salir huyendo, etc.

Por otro lado tenemos el sistema nervioso parasimpático que reduce las pulsaciones y baja la tensión arterial. Funciona cuando estamos en reposo, después de comer, dormidos, relajados, etc.

En personas deportistas predomina el tono parasimpático o vagal. Tienen menores pulsaciones y el corazón conduce los impulsos más lentamente, lo cual produce en el electrocardiograma hallazgos como arritmia sinusal, PR largo o bradicardia sinusal.

Una de las adaptaciones del corazón es la bradicardia sinusal, muy típica de los ciclistas

En personas que no hacen ejercicio predomina el tono simpático y suelen tener una frecuencia cardíaca por encima de lo normal. Se sabe que cuanto más alta es nuestra frecuencia cardíaca basal, en términos generales, más corta es la esperanza de vida.

Corazón más fuerte

El corazón aumenta el grosor de sus paredes. A diferencia de lo que pasa con la hipertensión arterial o algunas miocardiopatías, en este caso este aumento de grosor no pasa de unos límites. Además ese crecimiento se acompaña de más vasos sanguíneos.

En la hipertensión arterial o en la miocardiopatía hipertrófica el músculo crece pero al no acompañarse de vasos sanguíneos que le den alimento muchas fibras musculares mueren. Al morir son sustituídas por fibrosis que hacen el corazón más rígido.

El corazón del deportista es más fuerte y resistente a la falta de riego porque está mejor abastecido. El corazón del hipertenso o de la miocardiopatía hipertrófica es más rígido porque está más fibrótico.

Al ser más rígido se relaja peor y eso aumenta la presión dentro de las cavidades. Esa presión se transmite a toda la circulación y es lo que provoca lo que se conoce como insuficiencia cardíaca.

Corazón más grande

Además las cavidades del corazón adaptado al ejercicio se hacen más grandes. Pero lo hacen uniformemente.

Por ejemplo, en la miocardiopatía dilatada tenemos un ventrículo izquierdo dilatado. En la fibrilación auricular crónica una aurícula izquierda dilatada. En la miocardiopatía arritmogénica se dilata el ventrículo derecho.

Pero en el corazón del deportista este crecimiento de cavidades es generalizado, uniforme y compensado. Esto le permite impulsar más sangre con cada latido. Por eso necesita menos pulsaciones.

Una persona más fuerte es capaz de levantar más peso. Un corazón entrenado bombea más sangre y no necesita latir tan deprisa

Beneficios de la actividad física para nuestro corazón

Como el corazón está mejor abastecido es más resistente a los infartos, que son precisamente la falta de riego. Este es el fundamento por el que la rehabilitación cardíaca es tan buena para las personas con stents, bypass, o antecedentes de infartos.

Porque en los programas de rehabilitación cardíaca se enseña a las personas con cardiopatías a hacer ejercicio de forma progresiva, en un entorno controlado. De esa forma mejoran su capacidad física y con ello su calidad de vida.

Combinado con una buena dieta será la mejor forma de prevenir nuevos infartos o complicaciones.

En las personas con insuficiencia cardíaca el ejercicio físico también les mejora. ¿Por qué?

Porque el ejercicio no solo mejora el riego sanguíneo del músculo cardíaco sino que también mejora el flujo sanguíneo a los músculos, a los riñones, al cerebro, etcétera. Eso hace que nos cansemos menos y protege esos órganos.

Beneficios de la actividad física para nuestros factores de riesgo cardiovascular

El ejercicio moviliza depósitos de colesterol de las arterias, lo que se conoce como colesterol bueno. Y también favorece la eliminación del colesterol que tiende a acumularse, el malo. Por eso el ejercicio es la mejor pastilla para el colesterol.

Como favorece el tono parasimpático reduce la presión arterial y baja la frecuencia cardíaca. El ejercicio es por ello un medicamento antihipertensivo muy efectivo.

La mejor pastilla para la tensión y el colesterol: el ejercicio físico

Con el ejercicio físico quemamos calorías y perdemos peso, sobre todo a expensas de grasa acumulada. Por eso, es la mejor forma de mantenerse en peso ideal y evitar obesidad y diabetes.

Además, el ejercicio regular aumenta nuestro gasto energético en reposo. Quemamos calorías haciendo ejercicio, pero también quemamos más calorías cuando estamos quietos.

En conclusión

El ejercicio físico provoca cambios dinámicos y estructurales en nuestro aparato cardiovascular que lo hacen más eficiente. Es pieza clave en los programas de rehabilitación cardíaca. Previene problemas de salud, mejora nuestra capacidad física y reduce presión arterial y colesterol.

Los beneficios de la actividad física para nuestro corazón son muchísimos. Por lo que podemos decir que se el ejercicio es la mejor pastilla para el corazón.

No importa lo despacio que vayas, siempre y cuando no te detengas

Confucio

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los próximos, así como otras novedades, puedes suscribirte aquí a mi lista de correo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

8 respuestas

  1. Muy buen artículo de nuevo , me tienes enganchado , y además poniendo de relevancia las bondades del ejercicio físico en todas las personas , gran artículo.

    1. Muchas gracias José María. La verdad es que son temas sobre los que se desarrollan especialidades enteras, pero en esencia esos creo que son los mensajes fundamentales.

  2. Bueno pues si dos sabios como Pablo y Confucio lo dicen, habrá que hacerles caso. Gracias por tus consejos Pablo. A parte de orientarnos nos motivan.

    1. Muchas gracias Pedro, pero Confucio es mucho Confucio y yo solamente soy un cardiólogo de pueblo. Nadie es inmune a la desmotivación y hay días peores que otros. Pero establecer rutinas saludables es cuestión de fuerza de voluntad y 3-4 semanas. Luego ya ir rodándolo y no perderlo. Vamos.

  3. Genial artículo, perfectamente como todos los demás que escribes, comprensibles para todos y sobre todo para los que padecemos alguna patología cardiaca.
    Lo comparto.
    Un saludo

  4. Muy buen artículo pero que me hace pensar en lo mágico que es el cuerpo humano. En el mes de agosto sufrí dos infartos agudos de miocardio en el mismo día. Tras ingresar vía urgencias hospitalarias. Me colocaron dos stent y me certificaron que mi corazon no estaba dañado. Desde entonces no soy capaz de hacer paseos de mas de diez minutos sin un cansancio extremo. ¿es eso normal, doctor? Gracias.

    1. No debiera ser así si se arreglaron todas las obstrucciones y el corazón salió con la mayor parte de su músculo indemne. El problema es que juegan muchas variables: la medicación, como haya retomado la actividad tras el infarto, si hay anemia u otra patología que motive el cansancio … Me imagino que cuando le revisen si continua con esa fatiga le solicitarán una prueba de esfuerzo para valorar bien esa forma física. Intente ser progresivo y confíe en su médico de cabecera, un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ya casi estamos...

Introduce tu nombre y correo electrónico para que pueda enviarte la guía gratis

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.

Hola, bienvenid@ ¿puedo ayudarte?

Descarga gratis mi guía para pacientes sobre síntomas y signos en Cardiología y resuelve las dudas más frecuentes que me suelen consultar.

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.