La contaminación afecta a tu corazón

A lo mejor te has planteado que la polución puede ser muy mala para tu nariz, tu boca, tus ojos, tus pulmones, o las alergias. Sin embargo, ¿cómo afecta la contaminación a tu corazón?

Pues verás, la mitad de las muertes atribuibles a la contaminación del aire son debidas a enfermedades cardiovasculares. Y no solamente eso, sino que una de cada cinco muertes debidas a problemas de corazón es explicada por la polución ambiental.

De hecho, la polución, es ya el cuarto factor de riesgo cardiovascular más importante, por detrás solamente de la hipertensión arterial, el tabaquismo y la mala alimentación.

A pesar de ello, los profesionales de la salud hacemos poco hincapié en este problema, porque lo consideramos una cuestión de los políticos, las instituciones, Greenpeace o quién sea. Al ser un tema ambiental, los cardiólogos pensamos que debe ser tratado desde salud pública.

Sin embargo, podemos hacer mucho por cambiar las cosas. Y debemos, por nuestra capacidad de influir en la sociedad y en las distintas autoridades.

Se viene artículo sobre cómo afecta la contaminación a tu corazón. ¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

Un 12% de las muertes en 2019 se atribuyen a la contaminación del aire tanto fuera como dentro de los hogares

Contaminación del aire y cómo afecta a tu corazón

La mala calidad del aire contribuye a una pérdida de 20 meses en promedio en la esperanza de vida. Los principales contaminantes reconocidos son las partículas en suspensión, el ozono y el dióxido de nitrógeno.

De estos tres componentes las partículas son las más relacionadas con la cardiopatía isquémica, el ictus o la diabetes tipo 2. Además, cambios a corto plazo en la concentración de partículas en el aire, explican aumentos en la tasa de infartos.

Del mismo modo, reducciones de la contaminación disminuyen los ingresos por problemas cardiovasculares en áreas metropolitanas muy congestionadas. Esto es lo que se vio en los juegos olímpicos de Pekín, por ejemplo.

Cambios crónicos en tu cuerpo

La exposición crónica a partículas genera vasoconstricción a nivel sistémico (hipertensión arterial) y a nivel pulmonar (hipertensión pulmonar). Desde el punto de vista metabólico aparece resistencia a la insulina, que se traduce en un mayor riesgo de padecer diabetes. A nivel, crea un desequilibrio en nuestros niveles de colesterol.

De forma mantenida, la exposición a aire contaminado genera una hiperactivación del eje hipotálamo hipófisis glándulas suprarrenales, que es una vía hormonal de respuesta al estrés crónico. También modifica la expresión de ciertos genes y modula la respuesta inflamatoria.

Se han detectado mayores niveles de inflamación a nivel del sistema nervioso y también a nivel arterial. Lo cual hace que nuestros vasos sanguíneos se pongan más rígidos.

Los picos de emisiones en grandes ciudades están relacionados con efectos a corto plazo en nuestro aparato respiratorio y circulatorio, provocando picos de ingresos por diversas patologías

Cambios más o menos bruscos

A corto plazo, se estrechan nuestros vasos sanguíneos, fenómeno conocido como vasoconstricción. En nuestra circulación pulmonar esta vasoconstricción baja la oxigenación de la sangre. Y a nivel de circulación sistémica se incrementa nuestra presión arterial.

Además de la presión arterial, también se modifica nuestra frecuencia cardíaca, que aumenta. Nos ponemos taquicárdicos. Eso hace que el corazón consuma más oxígeno y gaste más energía. Como la polución aumenta la coagulación sanguínea y la agregación de las plaquetas, todos los elementos combinados favorecen la trombosis.

Estos factores, añadidos a un empeoramiento de la capacidad de las arterias coronarias para dilatarse, nos hace más vulnerables a sufrir un infarto o un ictus cuando suben bruscamente los niveles de partículas.

Oportunidad de impacto global

El 92% de la población mundial vive en áreas donde se supera la Directriz Anual de Calidad del Aire de la OMS. Y casi la mitad del globo está expuesta a la contaminación del aire en los hogares, por el uso de cocinas de leña y otros combustibles para cocinar.

Investigaciones recientes señalan que incluso a niveles muy bajos, por debajo de las directrices actuales de la OMS y la mayoría de las normativas nacionales, la contaminación tiene impacto sobre la salud cardiovascular.

A pesar de esto, hay que tener esperanza. Si redujésemos poco a poco las emisiones, esto tendría un impacto tremendo sobre las enfermedades cardiovasculares. En los Estados Unidos, regulaciones para bajar las emisiones de partículas han logrado subir un 15% la esperanza de vida en las últimas décadas.

Del mismo modo, en la India se han instaurado programas para que los combustibles limpios para cocinar sean accesibles a millones de hogares. Un esfuerzo para frenar este tipo de patologías que también está teniendo resultados positivos.

Reducir la polución del aire no es solamente un problema de activismo ecologista sino que es una obligación para prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares

Más concienciación

Abordar el desafío está en las manos de las distintas organizaciones, sociedades y fundaciones cardíacas.

En primer lugar, apostando por una mayor investigación sobre las enfermedades cardiovasculares y la calidad del aire.

En segundo lugar, educar y crear conciencia entre los médicos sobre la importancia de reducir la contaminación del aire y los beneficios cardiovasculares que aporta.

Hay que convencer también a los principales responsables de la toma de decisiones en instituciones gubernamentales nacionales, regionales y mundiales para hacer de las enfermedades cardíacas relacionadas con la contaminación del aire una prioridad.

Acciones concretas

Lo principal es ir reduciendo cada vez más las emisiones contaminantes.

Antes de que se logre la mitigación, algunas medidas personales para reducir las exposiciones han demostrado ser útiles, como el uso de mascarillas. Esto se ha visto en pacientes con insuficiencia cardíaca que utilizaban mascarilla en horas punta de tráfico.

Por otro lado, el uso de filtros de aire en sitios cerrados, mejora sustancialmente los niveles de partículas dentro de las residencias, escuelas y lugares de trabajo. Y existe evidencia que indica mejoras en la presión arterial y los niveles de inflamación en sangre.

El uso de filtros en espacios cerrados mejora la calidad del aire en interiores y se ha relacionado con mejoría de parámetros de inflamación y hemodinámicos como la variabilidad de la frecuencia cardíaca

Para personas con problemas respiratorios o cardíacos es útil conocer el estado de contaminación del aire para programar sus actividades al aire libre. Con mapas detallados de contaminación del aire que informan niveles de exposición.

En otros casos se están investigando quelantes, que son sustancias que se pegan a los metales pesados como el cromo, el plomo, etc. para favorecer su eliminación del cuerpo. Los resultados son prometedores para evitar que estos contaminantes, que son acumulativos, dañen nuestra salud.

En definitiva: la contaminación afecta mucho a tu corazón

  • El aire contaminado es ya uno de los principales determinantes de la salud cardiovascular.
  • A pesar de que la contaminación afecta a tu corazón de forma aguda y crónica, todavía no existe mucha concienciación sobre este tema.
  • Es papel de los científicos y los profesionales de la salud seguir aportando evidencia e información sobre este problema de salud mundial.
  • Por un lado, se tienen que poner en marcha medidas a nivel gubernamental para lograr la reducción progresiva de emisiones contaminantes.
  • Por otro lado, algunas medidas de protección tales como mascarillas, filtros de aire, quelantes, o evitar exposición directa en horas punta de contaminación parecen tener resultados prometedores.

No veo para qué tanta alharaca: a mí me hace bien el smog

Nicanor Parra

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los próximos, así como otras novedades, puedes suscribirte aquí a mi lista de correo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ya casi estamos...

Introduce tu nombre y correo electrónico para que pueda enviarte la guía gratis

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.

Hola, bienvenid@ ¿puedo ayudarte?

Descarga gratis mi guía para pacientes sobre síntomas y signos en Cardiología y resuelve las dudas más frecuentes que me suelen consultar.

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.