La operación de corazón del rey emérito

Son muchas las veces que el monarca ha pasado por quirófano. Entre las últimas, destaca la operación de corazón del rey emérito.

Se dio poca información sobre la misma en la prensa. Pero por regla general, se han prodigado poco en dar detalles sobre otros aspectos de su vida. Así que aquí no iban a ser menos.

Sin embargo, creo que su caso, me puede ayudar en este artículo, a explicar una cirugía que es bastante frecuente. Aunque quizás, no tanto en su grupo de edad.

Cuando se habló sobre ello, se especuló con que fuera un implante de marcapasos, pero no se trataba de eso. Entonces ¿de qué se operó el ex jefe de estado? ¿es una cirugía frecuente? ¿en qué condiciones se realiza? ¿cuáles son sus indicaciones?

Se viene artículo sobre la realeza. Vamos a hablar de la operación de corazón del rey emérito.

Don Juan Carlos I de Borbón lleva casi 20 operaciones a sus más de ochenta años. Aquí voy a hablar de la que me toca a mí.

¿Qué es la enfermedad coronaria?

Es un sinónimo de cardiopatía isquémica. Como ya vimos, era un desequilibrio entre la demanda de combustible de nuestro músculo cardíaco y la oferta de oxígeno que le llega. La principal causa es la obstrucción de las arterias coronarias. Que eran estos tubitos que recorren el músculo, como acequias, dándole riego sanguíneo.

Al parecer, la operación de corazón del rey emérito se debió a un problema de este tipo. Porque cuando las obstrucciones son importantes pueden provocar una angina y si la oclusión es muy brusca o llega a taponar completamente la tubería, puede causar un infarto.

Los factores implicados en la génesis de la enfermedad coronaria son muchos. Los tóxicos, como el tabaco, pero también la cocaína o el cannabis, aunque no sabemos si fueron los causantes en este caso. También la hipertensión arterial, el exceso de colesterol y la diabetes, como factores de riesgo clásicos. Y como no, el estrés, los trastornos del sueño y la edad, que no perdona, por muy emérito que seas.

La enfermedad coronaria es más frecuente en status socioeconómico bajo, pero es muy frecuente. Y como dicen, los ricos también lloran.

¿Qué tratamientos hay?

Generalmente, se utilizan medicamentos para reducir el consumo del corazón, para convertirlo en un diésel. Son fármacos que bajan las pulsaciones, como los betabloqueantes, pero también que reducen el estrés del corazón, como los nitratos. Estos últimos se usan en parches o pastillas.

Los antiagregantes plaquetarios como la aspirina se usan para evitar las obstrucciones. Las estatinas y otros medicamentos para el colesterol intentan mantener a raya las estrecheces, las placas de ateroma.

Si todo esto falla y los síntomas son muy limitantes hay que abrir los caminos. Parece ser que, en este caso, la enfermedad coronaria era de bastante enjundia. Tanto como para ser incompatible con la ajetreada agenda de un rey emérito.

Por este motivo se decidió estudiar la revascularización coronaria. Que básicamente consiste en dos técnicas: el intervencionismo percutáneo mediante cateterismo por un lado y la cirugía de derivación aortocoronaria por otro. Del cateterismo cardíaco hablamos ya. Hoy vamos a centrarnos en la cirugía.

Imagen en exclusiva para CardioDonBenito: Aquí se muestran los puentes entre la aorta y las coronarias del rey emérito, que fueron 3.

Cirugía de bypass o derivación aortocoronaria: la operación de corazón del rey emérito

Como decíamos, suponemos que don Juan Carlos tenía síntomas de angina resistentes al tratamiento con simples pastillas. Por eso decidieron hacerle un cateterismo para ver la entidad de las estrecheces que tenía en las coronarias. Seguramente se planteaban arreglarlo todo con stents, pero se encontrarían que era mucho arroz para tan poco pollo.

En otras palabras, que cuando la enfermedad coronaria es muy extensa es complicado arreglarlo todo con stents. La cirugía de derivación aortocoronaria, los famosos bypass, son los que se aplican en este caso. Se utilizan injertos de vasos sanguíneos propios, que se retiran de su sitio y se colocan entre la aorta y las coronarias.

Con eso se consigue que la sangre vaya de la aorta a la zona final de las arterias coronarias, saltándose las estrecheces. Algo parecido a lo que hago yo cuando veo que hay mucho atasco a la salida del hospital y tiro por un camino de tierra para llegar antes. En este caso, el atajo se llama derivación, la aorta sería el hospital, y la punta de las coronarias mi casa.

Según he podido leer se hicieron 3 de estos implantes en la operación de corazón del rey emérito.

¿Cómo se realiza esta operación?

Hay que abordar el corazón directamente, no como en el cateterismo. Que como dijimos se hace a través de punciones en arterias periféricas, como la de la muñeca, sin tener que hacer incisiones. En este caso se accede cortando el esternón.

Los injertos se extraen de venas o arterias, siendo los más utilizados, los injertos de vena safena de la pierna y el injerto de arteria mamaria interna. También se usan injertos de arteria radial. Los injertos de arteria tienen una gran durabilidad y se usan para tratar la coronaria principal, que es la descendente anterior. Los de vena, se ocluyen antes y con mayor frecuencia.

Cuando se va a proceder al empalme de injertos el corazón se detiene para poder coserlos mejor. Aunque otra opción es hacerlo a corazón latiente, lo cual evita tener que parar el corazón y conectarlo a una máquina para que supla la circulación sanguínea.

Después, hay que volver a cerrar todo, poniendo previamente el corazón en marcha. Si todo va bien, esperarán unas 6 u 8 semanas de recuperación, con un corsé especial para lograr que el hueso del esternón suelde bien.

Y se puede viajar en avión, ya luego el destino pueden ser los Emiratos Árabes o la República Dominicana, por poner un ejemplo.

La rehabilitación es una parte fundamental tras la cirugía cardíaca para que esta sea exitosa. Aunque muchas veces se olvida

Detalles interesantes de la operación de corazón del rey emérito

Decidir cirugía o stents no depende de una moneda al aire, ni de que seas de la realeza. Depende de las características de tu anatomía coronaria fundamentalmente. Pero también hay otros elementos para tener en cuenta. La edad ya no está siendo un impedimento para optar por una cirugía, al menos no tanto como antes.

Más que la edad, se valora la fragilidad. Este concepto tiene en cuenta como de vulnerable eres tras un procedimiento agresivo. La posibilidad de sufrir complicaciones.

También se tiene en cuenta que no tengas otras enfermedades cardíacas que se puedan reparar. Pues ya que te operas de coronarias, pues te cambias una válvula. En el caso de don Juan Carlos solamente se intervino de bypass.

Y hay que ver como está de fuerte el corazón para aguantar una cirugía. Un corazón que esté debilitado puede ser más vulnerable ante una cirugía abierta. Eso lo medimos con ecocardiograma.

Si hay una diabetes, la enfermedad coronaria suele ser más difusa. En esos casos se suele recomendar cirugía. Pero no sé si este es el caso del ex jefe de estado.

Lo mismo alguien me lo puede aclarar en los comentarios.

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los próximos, así como otras novedades, puedes suscribirte aquí a mi lista de correo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

2 respuestas

  1. Buenas noches Pablo.
    Como bien sabes ,no soy el Rey Emérito pero mi cirugía a corazón abierto fue exactamente igual .
    Te tres baypas ,las arterias o venas las sacaron de la pierna izquierda, estuve 2 días en cuidados intensivos y siete hospitalizado más treinta días con el corsé.
    Debido a mí patología como es ereditaria y a el Tabaquismo mi corazón quedo aún muy inflamado y a muy buen criterio los cirujanos Cardiovasculares de Badajoz ,decidieron después de un año de la intervención ,implantarme un D.A..I ( descibrilador automático ) .
    Hoy me encuentro bien deny de lo que cabe pero por las consecuencias que yo no sé e sufrido una Esquimia latera izquierda y esto si que me está coaccionado mi vida .
    Muchísimas gracias Pablo por tu gran interés hacia nosotros, que no se nos i olvidar que somos enfermos Cardiovasculares.
    Un gran saludo.

    1. Pues sí, la diferencia es que el rey se operó con 20 años más por lo menos, así que le has cogido la ventaja.
      Ánimo que con constancia puedes ir recuperándote, y con fuerza de voluntad vencer al peor enemigo del cardiópata, el tabaquismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ya casi estamos...

Introduce tu nombre y correo electrónico para que pueda enviarte la guía gratis

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.

Hola, bienvenid@ ¿puedo ayudarte?

Descarga gratis mi guía para pacientes sobre síntomas y signos en Cardiología y resuelve las dudas más frecuentes que me suelen consultar.

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.