¿Cómo afecta la diabetes al corazón?

Muchas personas no conocen los mecanismos por los cuales el azúcar puede dañar su salud. Por eso, en este artículo voy a explicar específicamente cómo afecta la diabetes al corazón.

La diabetes es una enfermedad grave que actúa como una especie de corrosivo, deteriorando nuestro aparato vascular por dentro.

Esto hace que actúe a muchos niveles: en el cerebro, la retina, los riñones, el corazón, etc.

Inconscientemente, porque no conocen su importancia, muchas personas descuidan sus niveles de azúcar, empeorando mucho su salud cardiovascular.

¿Qué provoca la diabetes? ¿Por qué es especialmente peligrosa para tus arterias?

Vamos a ver por qué la diabetes no es solamente cosa de dulces. Atento al artículo sobre cómo afecta la diabetes al corazón.

La diabetes no es solamente tener un numerito elevado en la analítica. Implica daño progresivo e imparable en muchos órganos del cuerpo

La insulina y los tipos de diabetes

A grandes rasgos existen dos tipos de diabetes: una porque no producimos suficiente insulina y otra porque, aunque produzcamos insulina a cubos, ya no hace efecto en nuestros órganos porque se han hecho sordos o resistentes a la insulina.

La insulina es una sustancia que circula por la sangre y que produce el páncreas, un órgano feo que tenemos en el abdomen, cerca del duodeno, el que decía chiquito. El páncreas produce también jugos para facilitar la digestión y parece que un tumor en él fue la causa de muerte de la más grande.

La insulina funciona sacando exceso de azúcar circulando por la sangre. Lo que hace es convencer a los distintos órganos para que lo utilicen, como son el músculo, el hígado o la grasa. El músculo utiliza la glucosa como el cerebro, como fuente de energía. Nuestra grasa utiliza el exceso de azúcar para fabricar más grasa.

Cuando no se produce suficiente insulina se llama diabetes tipo 1. Esto es porque enferman precozmente las células del páncreas que fabrican insulina. Es más usual en jóvenes.

Cuando sí producimos suficiente insulina, pero no hace efecto y no es capaz de bajar el azúcar en la sangre, se llama diabetes tipo 2. Aparece en edad más avanzada, generalmente.

La insulina convence a determinados órganos del cuerpo a captar azúcar circulante de la sangre cuando está alto

¿Por qué se produce la diabetes?

Me voy a centrar más en la diabetes de tipo 2, ya que la diabetes tipo 1 aparece en edades más tempranas. Por tanto, es más difícil de prevenir, ya que se vincula con varios factores, entre ellos genéticos, inmunitarios, infecciones, etc.

En el caso de la diabetes tipo 2 hay una clara relación con el sedentarismo y la obesidad. Es verdad que hay personas con peso normal y que desarrollan diabetes tipo 2. Pero la inactividad física y el exceso de peso hacen que nuestro cuerpo se haga más resistente a la insulina. Esto hace que se produzca cada vez más insulina.

Cuando a pesar del exceso de insulina, los niveles de glucosa en la sangre no se controlan, aparece la diabetes. Es decir, que los niveles de azúcar circulante son elevados y empieza a ser tóxico para nuestro cuerpo.

Otro motivo que comentamos son los trastornos del sueño.  Que inciden negativamente en el riesgo de padecer tanto obesidad como diabetes.

La hipertensión arterial y los trastornos lipídicos como la hipercolesterolemia, son también factores de riesgo. También se han estudiado genes que pueden conducir a un riesgo mayor de diabetes. Como en otras enfermedades, el factor genético no es determinante, sino que dependerá de factores ambientales como nuestra alimentación, nuestra actividad física y el descanso nocturno.

La obesidad, la falta de actividad física y los trastornos del sueño, una mala combinación de factores para desarrollar diabetes

¿Cómo afecta la diabetes al corazón?

Si pensamos en azúcar, como por ejemplo el algodón rosa de la feria, nos parece una sustancia pegajosa que tiende a pegársenos a los dedos. A nivel del organismo pasa lo mismo. El azúcar tiende a pegarse a proteínas que circulan por la sangre y que son fundamentales para muchas funciones.

Una de estas funciones es mantener la circulación fluida. Para contrarrestar este efecto el organismo se defiende con su sistema inmunitario, activando una respuesta inflamatoria. Esta respuesta ataca las paredes de los vasos sanguíneos. Esto provoca que los vasos sanguíneos se estrechen, empeorando la circulación en muchos órganos distintos, uno de ellos el corazón, provocando infartos.

Uno de los órganos más delicados, por lo compleja de su circulación es el riñón. Su función de depuradora del cuerpo depende de unos ovillos sanguíneos pequeñitos, llamados glomérulos que filtran la sangre. Por esa complejidad es más susceptible a atascarse por el exceso de azúcar circulante.

Y una depuradora que no funciona empeora el sistema circulatorio, su presión arterial y las sustancias tóxicas que circulan, por lo que daña el corazón.

Por otro lado, otro tejido muy noble es el nervioso. Los nervios se dañan si la circulación no es fluida. Esto es lo que produce entre otras cosas las alteraciones de la sensibilidad. Pero también afecta al sistema nervioso autónomo que regula las funciones cardiovasculares.

Además, la diabetes afecta al corazón directamente, no a través del riñón, los nervios, la subida de presión, o la alteración del riego. Se sabe que las personas con diabetes tienen un corazón con menos capacidad para relajarse y llenarse de sangre. Por lo que, aunque no haya sufrido un infarto, funciona peor que en las personas sin diabetes.

Las nefronas de los riñones se dañan por la diabetes, siendo la primera causa de insuficiencia renal crónica que requiere hemodiálisis

¿Cómo lo podemos prevenir?

En primer lugar, hay que controlar los factores de riesgo. La dieta debe ser equilibrada y no muy calórica, para evitar el exceso de energía y el sobrepeso. Estos dos factores alteran el metabolismo y propician el desarrollo de resistencia a la insulina. Que es el paso previo a la diabetes. Las alteraciones del sueño también aumentan el riesgo de padecer diabetes.

Esta prevención es especialmente importante si tenemos antecedentes familiares y más importante en determinadas etapas de la vida, como el embarazo o a partir de los 40 años.

En estas etapas debemos hacernos controles analíticos regulares para saber si estamos empezando a desarrollar algún grado de resistencia a la insulina o intolerancia a los hidratos de carbono.

Y si padecemos ya diabetes, debemos seguir bien las indicaciones de nuestro médico y cumplir nuestro tratamiento. La dieta, el ejercicio físico y el sueño seguirán siendo primordiales, pero además pueden ser necesarios fármacos. La diabetes puede controlarse, pero no se frena del todo una vez establecida.

Estos medicamentos no solamente incluyen insulina, sino que hoy día hay todo un arsenal terapéutico, tanto en pastillas como en inyectables, que ayudan al organismo a sensibilizarse a la insulina. Y que combaten los efectos nocivos de la diabetes en órganos fundamentales como corazón, riñón, retina, cerebro, etc.

Existen una gran cantidad de tratamientos para mejorar el pronóstico de la diabetes, aunque la principal herramienta debe ser la prevención

En conclusión

El sobrepeso, la falta de actividad física, nuestra genética y el déficit de sueño son algunos de los factores involucrados en el desarrollo de diabetes.

La diabetes no es una enfermedad solamente de exceso de azúcar en sangre, sino que involucra a toda la circulación sanguínea.

Por ese motivo la diabetes afecta al corazón por varias vías distintas, renal, nerviosa, a través de la circulación e incluso de forma directa.

La principal defensa es la prevención, actuando sobre los factores de riesgo, y detectándola a tiempo.

Una vez diagnosticada, debemos seguir cuidando los factores causales, además de ser bien cumplidores con el tratamiento, porque el daño de la diabetes es progresivo y se puede frenar, pero no se detiene.

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los próximos, así como otras novedades, puedes suscribirte aquí a mi lista de correo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

4 respuestas

  1. Buenas tardes Pablo (perdona el tuteo):
    Hace poco descubrí tu blog y como extremeño exiliado en Barcelona y como paciente también lo considero interesantísimo, y te felicito por ello.
    Yo soy un paciente (cerca de 60 años) de los considerados clásicos. Tengo sobrepeso, con un stent cardiaco hace 5 años por obstrucción de una arteria, polimedicado para diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, etc, es decir un «cromo». de tio, y aunque soy consciente de lo que debo hacer para mejorar mi calidad de vida (comer mejor, más ejercicio físico, etc), lo única que cumplo es que no fumo -nunca he fumado-, y duermo regularmente 7/8 horas (con ayuda, eso sí, de Lormetazapam).
    Al tema, ¿cómo puedo saber el estado actual de los órganos «diana» corazón, riñones, extremidades, ojos..etc ¿Con únicamente un análisis de sangre? ¿como puedes ayudarme desde la distancia? No me importaría suscribirme, porque las explicaciones son claras, y recurrir a la atención primaria en engorroso para mí.
    Gracias por tu tiempo, y espero tus noticias.
    Recibe un cordial saludo,

    1. Hola Eduardo (yo también prefiero el tuteo). Este blog debes seguirlo porque si bien algunos artículos no coincidirán con problemas que tengas, pueden darte información valiosa que nunca está de más. Con respecto a lo que preguntas, hay que hacer seguimiento de colesterol con sus respectivas fracciones, hemoglobina glicosilada, función renal, hepática y hemograma. Todo eso sale en una analítica más o menos básica. Si no tienes síntomas nuevos y los factores de riesgo están bien controlados no necesitarás valoración especializada.
      Si hay cambios es probable que el médico de cabecera te derive al cardiólogo de zona.
      Con respecto a la consulta no presencial, tengo modalidad on line, la ofrezco a través del portal Doctoralia y también DocLine. No obstante, esa modalidad vale para dudas muy estructuradas y concretas, no para una primera entrevista que requiera pruebas complementarias, o algo más amplio.
      Un saludo y gracias por unirte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ya casi estamos...

Introduce tu nombre y correo electrónico para que pueda enviarte la guía gratis

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.

Hola, bienvenid@ ¿puedo ayudarte?

Descarga gratis mi guía para pacientes sobre síntomas y signos en Cardiología y resuelve las dudas más frecuentes que me suelen consultar.

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.