¿A qué llamamos extrasístoles?

Se trata del tipo de arritmia más frecuente que existe. Alguna vez habremos oído hablar de extrasístoles y lo hemos interpretado como una enfermedad del corazón. Podemos pensar entonces que es grave pero casi nunca es así. ¿Entonces a qué llamamos extrasístoles?

¿Qué son y qué las produce?

¿Cómo se diagnostican? ¿Qué consecuencias tienen? ¿Necesitan tratamiento?

Todo eso lo aprendes si lees este artículo del blog.

Puede que tengas alguna mientras lo lees, pero no hay que alarmarse, es algo natural.

El ritmo cardiaco normal

Cada ciclo cardíaco se compone de sístole y diástole. La sístole corresponde con la contracción cardiaca y la diástole con la relajación. Si nos tomamos el pulso cada latido corresponde con la sístole y la pausa entre medias con la diástole.

Además notaremos que los latidos van siguiendo una periodicidad. Es decir, con el mismo espacio de tiempo entre cada uno de ellos. A eso le llamamos pulso rítmico. Si nos fijamos van a una cierta velocidad y tienen una determinada intensidad.

Lo habitual, es que si lo hacemos bien estemos percibiendo el ritmo cardíaco normal. Con cada una de las pulsaciones se bombea sangre. Durante las pausas la sangre está entrando al corazón. Y así, de forma continua, durante unas cien mil veces al día.

¿No está mal no?

Este ritmo se genera en una parte del corazón que genera impulsos eléctricos. Lo hace con una cadencia muy regular, como si fuera la manilla del segundero del reloj.

Se le llama nodo sinusal y es el que marca el paso del corazón. En un alarde de originalidad al ritmo cardíaco normal se le conoce como ritmo sinusal. Y ahora vamos con una variación del ritmo normal que es a lo que llamamos extrasístoles.

Entre cada latido normal (picos pequeños) se cuela un latido adicional (picos grandes)

¿A qué llamamos extrasístoles?

Sinónimos de sístole son latido, pulsación, contracción, etc. Así que los latidos que se adelantan al siguiente latido normal, son latidos adicionales, latidos extra, extrasístoles. Además de los latidos que se siguen unos a otros de manera rítmica, se cuelan entre medias latidos que rompen el ritmo.

Estos latidos no se generan en el nodo sinusal. Se originan en otras regiones del corazón. Estas otras zonas “independentistas” pueden estar en las aurículas o en los ventrículos. Así les ponemos apellido a las extrasístoles y las llamamos extrasístoles ventriculares o auriculares.

Pueden entrometerse en el ritmo cardíaco anormal durante periodos de tiempo más o menos largos. Así tendremos personas que tienen 20 ó 30 de estos latidos al día y otras personas con más de mil al día o incluso que las tienen de manera continua.

¿Por qué se producen?

Cada parte del corazón está más o menos especializada en una tarea.

Hay unas partes que producen los estímulos y marcan el paso, como el llamado nodo sinusal.

Otras son como cables y conducen esos estímulos como un tendido eléctrico.

Y otras se encienden y se apagan cuando les llegan esos estímulos, contrayéndose o relajándose.

Pero todo no es tan sencillo. Digamos que todas pueden hacer un poco de todo aunque no sea su especialidad. Es como yo, que soy cardiólogo pero si me pongo puedo hacer una exploración neurológica si me llega un paciente con un ictus.

A veces pasa que células no especializadas generan ritmos. Eso puede suceder cuando el corazón está enfermo y se alteran sus propiedades eléctricas. Pero también sucede en corazones perfectamente sanos que están a “alta tensión”.

No hay que olvidar que el corazón es una víscera y como tal la recorren fibras nerviosas. Le dicen a que velocidad tiene que bombear, si tiene que hacerlo más fuerte, etc. Y si estamos ante una situación de estrés o ansiedad, estos nervios están estimulando a todo el corazón.

Al estar todo más sobrecalentado es más probable que distintas regiones del corazón se exciten y generen impulsos adicionales al normal. A esos impulsos adicionales es a lo que llamamos extrasístoles.

Y también pasa cuando el capataz del nodo sinusal no está trabajando al ritmo normal. Si lo hace más lento o perezoso, otros ritmos de fuera se le suben a las barbas.

¿Cómo se diagnostican?

Habitualmente el diagnóstico lo da el propio paciente que nota:

-Sensación de vuelcos o de pausas en el corazón.

-Latidos intensos o fuertes en el pecho, en los brazos, el cuello, las sienes …

-Se los nota cuando está más tranquilo o relajado, porque percibe mejor el ritmo cardíaco.

-Particularmente frecuentes antes de acostarse, leyendo en la cama, después de comer, viendo la televisión, etc.

-Le generan mucha intranquilidad y cuanto más las nota, más tiene, porque la propia ansiedad de notarlas las aumenta.

Si en el momento que las tiene hacemos un electrocardiograma y las vemos el diagnóstico está hecho. A veces también se ven en registros de electrocardiograma de mayor duración que se llaman Holter.

Puede que no las veamos en el ECG en ese momento, pero lo que cuenta el paciente suele orientar bastante

¿Qué consecuencias o qué significado tienen?

Por regla general ninguna. Son muy frecuentes en corazones sanos y habitualmente son pasajeras. Salvo que sean muy numerosas y molestas que interfieran la calidad de vida no hay que hacer nada.

Es distinto que haya una cardiopatía de base, como un infarto previo, porque pueden ser la antesala de arritmias de mayor envergadura. Es decir, que dejen de ser extras y constituyan ritmos sostenidos, las auténticas arritmias.

En otras ocasiones son marcadores de que el músculo cardíaco está dañado. Esa zona irritada puede ser la que esté generando las extrasístoles. Para ello nos centraremos en otras cosas que nos orienten, como el resto del electrocardiograma, la exploración física, la historia que cuente el paciente, antecedentes, etc.

¿Cuál es el tratamiento recomendado?

Por su carácter benigno y transitorio en la mayoría de las ocasiones no requieren un tratamiento específico. De hecho utilizar fármacos puede a veces empeorarlas o provocar efectos indeseables.

Habrá que investigar si detrás de las extrasístoles hay otras posibles causas no cardíacas, como anemia, alteraciones de la glándula tiroides, problemas de depresión, ansiedad, consumo de drogas, fármacos, etc.

Para las personas que las padecen yo daría una serie de recomendaciones:

-Tener una dieta variada, evitando ingestas copiosas, sobre todo en la cena.

-Eliminar en lo posible los tóxicos, como el alcohol y el tabaco.

-Aunque lo hayas leído, el café y el té de forma moderada no te van a provocar más extrasístoles, así que disfruta de tus momentos.

-Realizar actividad física regular que nos guste es una de las mejores formas de combatirlas.

-Respetar las horas de sueño y garantizar 6-7 horas mínimo de descanso nocturno reparador.

-Reducir en lo posible nuestro nivel de estrés, haciendo pausas, buscando alternativas, delegando responsabilidad, etc.

-Recordar que son habitualmente pasajeras y que lo probable es que se vayan como llegaron.

La actividad física regular será nuestra principal aliada para combatir las molestas extrasístoles

Por último recordar que a menudo no es la trascendencia de la enfermedad en sí la que importa, sino la que nosotros le damos.

“No es el estrés lo que nos mata, es nuestra reacción al mismo.”

Hans Selye

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los próximos, así como otras novedades, puedes suscribirte aquí a mi lista de correo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

10 respuestas

    1. Opino lo mismo. Las redes sociales e internet son una herramienta poderosa para divulgar información de calidad.
      Internet está lleno de información. Pero no está adaptada a pacientes. Eso es lo que intento con el Blog.
      Gracias a vosotros por vuestros comentarios que me animan a seguir preparando contenidos.

  1. Yo las tengo muy continuas y efectivamente cuanto más me centro en ellas más me dan, porque me asusto. Reconozco que soy muy nerviosa…..Muchas gracias por su información !!!!

    1. Gracias por compartirlo Teresa. Efectivamente suele ser así. Pero también parece que al leer e informarnos sobre el tema nos tranquilizamos y ceden.
      Y el ejercicio físico y la buena compañía ayudan muchísimo.

  2. Es muy plausible la labor informativa que está haciendo, Doctor. No es muy frecuente encontrar profesionales dispuestos a dedicar parte de su tiempo a ayudar a la gente, de forma gratuita, a tener un mejor conocimiento sobre su Salud y forma de mejorarla. Muchas gracias.

  3. Muchas gracias por el artículo, ayuda muchísimo a gente como yo, deportista de toda la vida que un buen día se topa con este molesto síntoma y llega a minar la confianza en unos mismo (con apenas 9 Extras en un holter de 48 horas pero con percepción de cada una de ellas), y cierto, cuando alguien que sabe del tema escribe un artículo así tranquiliza y mucho…..espero que siga con su labor , yo seguiré atento a todas sus publicaciones, un saludo.

    1. Estupendo Jose María. Si le gusta el tema del deporte y la actividad física no se pierda el próximo artículo del blog sobre las pruebas de esfuerzo.
      Agradezco mucho su comentario. Motiva a seguir aportando contenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ya casi estamos...

Introduce tu nombre y correo electrónico para que pueda enviarte la guía gratis

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.

Hola, bienvenid@ ¿puedo ayudarte?

Descarga gratis mi guía para pacientes sobre síntomas y signos en Cardiología y resuelve las dudas más frecuentes que me suelen consultar.

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.