Efectos cardiovasculares de fumar porros

Cada vez hay una evidencia mayor de los efectos cardiovasculares de fumar porros. A pesar de ello, liarse un porrito es percibido socialmente como inocuo. La marihuana es la droga más popular que existe en los países occidentales y su consumo va aumentando cada año, especialmente entre adolescentes y jóvenes.

En este grupo de población como ya comentamos con las bebidas energéticas es frecuente combinar alcohol y otras sustancias. Por eso es fundamental concienciar a los jóvenes de que estos hábitos están asociados a una serie de riesgos para su salud. No en vano, es la tercera causa más común de visitas a urgencias relacionadas con las drogas.

En este artículo vamos a ver:

  1. cuál es el principal componente biológicamente activo de la marihuana
  2. los efectos directos recientemente conocidos a nivel cardiovascular
  3. qué otras circunstancias influyen para que afecte a nuestra salud

Marihuana, hachís y THC

Generalmente pueden fumarse directamente las flores de la marihuana solas o mezcladas con tabaco. El hachís se obtiene a partir de la resina que impregna la planta. Según como se extraiga da lugar al polen o al chocolate. El principal componente psicoactivo es el 9-tetrahidrocannabinol conocido por sus siglas THC.

Según qué fumemos variará la cantidad de THC, desde un 20-25% para los cogollos secos, hasta cantidades mucho mayores en el caso del hachís. Aunque esto dependerá mucho de cómo haya sido tratado y cortado, oscilando entre un 20 y un 80% de contenido en THC.

El THC se une con una selectividad especialmente alta a los receptores de cannabinoides 1 y 2 (CB1 y CB2, respectivamente). Los receptores CB1 se expresan predominantemente en el cerebro pero también en el músculo cardíaco, el tejido hepático, el tracto gastrointestinal y el endotelio vascular. Los receptores CB2 se expresan principalmente en las células inmunitarias. Estos receptores CB2 serían responsables de la inflamación a nivel vascular.

Los 4 efectos cardiovasculares de fumar porros

La arteritis inducida por cannabis es conocida desde 1960. Se trata de una inflamación de las arterias por afectación del endotelio, su capa más interna, mediada por arsénico en adultos jóvenes. Este componente provocaría progresivamente estrechamientos de las arterias. La falta de riego sanguíneo en extremidades inferiores, causaría finalmente en algunos casos amputaciones.

Otro efecto es el vasoespasmo, producido cuando se contrae la pared muscular de las arterias coronarias. Esto reduce bruscamente el calibre disminuyendo de golpe la cantidad de sangre que llega al músculo cardíaco. Sería la principal causa de infartos o anginas inestables mediadas por marihuana.

Además el THC tendría efecto protrombótico. Los receptores CB1 y CB2 presentes en las membranas plaquetarias en presencia de altas concentraciones de cannabinoides acarrean un aumento de la agregación de las plaquetas. Esto explica que en personas consumidoras, con arterias coronarias lisas y normales se hayan encontrado trombos provocando infartos.

En último lugar, la marihuana parece acelerar el proceso de aterosclerosis. O sea, incrementa la formación de placas de ateroma en las arterias. Esto es curioso y se conoce como la paradoja de la marihuana ya que los receptores CB1 promueven la inflamación. No obstante, los CB2 parecen tener propiedades anti inflamatorias y anti aterogénicas en el endotelio.

La marihuana no es solamente THC

Cuando fumamos porros inhalamos más de 500 sustancias diferentes. Algunas son producto de la combustión, otras procedentes de los productos químicos utilizados para su cultivo, como son las nitrosaminas. Además está el mencionado arsénico (2 mg por 100 g), sulfuros, y otra serie de venenos y toxinas.

Durante su manufactura y posterior venta se añaden otra serie de sustancias como paraquat, dietilamida del ácido lisérgico (LSD) u opio, para potenciar sus efectos, que incrementan los efectos secundarios patológicos. Muestras analizadas de hachís contenían hasta un 25% de opio y alcanfor.

A parte suelen contener contaminantes biológicos como hongos del tipo Aspergillus que causan infecciones en inmunodeprimidos, así como bacterias. Entre ellas Klebsiella pneumoniae, Enterobacter cloacae, Streptococcus del grupo D, etc.

Por tanto cuando se fuma marihuana, muchos otros productos químicos, venenos. hongos y bacterias productoras de toxinas ingresan al torrente sanguíneo junto con el THC.

Fumar porros suele asociar otras conductas poco saludables, ansiedad y depresión

La marihuana puede considerarse una “droga de entrada”. Su uso regular en adolescentes está claramente asociado con un mayor riesgo de abuso y dependencia de otras drogas ilícitas. Sobre todo, alcohol y tabaco, siendo este último un tóxico para nuestro corazón de primer nivel.

Además, los consumidores de marihuana suelen tener un estilo de vida caracterizado por baja actividad física y una dieta poco saludable. Es frecuente un alto contenido de grasas y calorías vacías procedentes de la “comida basura” y la cerveza. Todo ello puede tener efectos nocivos sobre el sistema cardiovascular.

El consumo crónico de marihuana conduce a menudo a problemas de ansiedad y depresión. Estos dos trastornos de la salud mental están también ligados a la enfermedad cardiovascular y serían otro mecanismo indirecto que provocaría mayores tasas de enfermedad cardiovascular.

Por tanto, a parte de los efectos cardiovasculares de fumar porros que hemos mencionado estarían influyendo negativamente en nuestra salud otra serie de efectos indirectos. Tendrían estos últimos, en mi opinión, un impacto a largo plazo casi más importante.

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los próximos, así como otras novedades, puedes suscribirte aquí a mi lista de correo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ya casi estamos...

Introduce tu nombre y correo electrónico para que pueda enviarte la guía gratis

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.

Hola, bienvenid@ ¿puedo ayudarte?

Descarga gratis mi guía para pacientes sobre síntomas y signos en Cardiología y resuelve las dudas más frecuentes que me suelen consultar.

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.