¿Qué es una fibrilación auricular?

Con este nombre se conoce un tipo de trastorno del ritmo cardíaco. En este artículo vamos a explicar qué consecuencias tiene y qué es una fibrilación auricular.

Dentro de las arritmias, las extrasístoles son las más frecuentes. Sin embargo, como arritmia sostenida, la más frecuente es la fibrilación auricular.

Usualmente da síntomas, pero también puede pasar desapercibida. ¿Qué síntomas son?

Se trata de una arritmia, que como vimos, requiere a veces tomar anticoagulantes. ¿Por qué?

Esta arritmia puede aparecer en personas con enfermedades del corazón, pero también sin que haya alteraciones. ¿Es grave? ¿Qué consecuencias tiene?

Lo primero de todo ¿Qué es una fibrilación auricular?

El ritmo cardíaco normal es una sucesión de latidos que van a la misma distancia unos de otros. Si te tomas el pulso, verás que el tiempo entre latido y latido es constante.

Cuando hay una fibrilación auricular el ritmo se hace irregularmente irregular. Es decir, los latidos dejan de ir rítmicos y entre cada uno de ellos la distancia varía.

Por ejemplo, en un ritmo cardíaco normal tendremos algo así: latido-latido-latido-latido-latido. Siendo los guiones las pausas entre cada uno de los latidos.

En un ritmo de fibrilación auricular tendremos algo así: latido–latido-latido–latido—latido—latido. Aquí las pausas son variables.

La ausencia completa de ritmicidad es lo que define la fibrilación auricular. Como un tambor descompasado

Esta variación continua en el ritmo es lo que define qué es una fibrilación auricular.

¿Cómo se produce una fibrilación auricular?

El ritmo normal se origina en un marcapasos natural del corazón, llamado nodo sinusal, que es el que lleva el mando. Cuando aparece una fibrilación auricular aparecen varios mandos.

Es así, porque la actividad eléctrica en las aurículas está desorganizada. Hay varias zonas que quieren llevar el mando y capturar el ritmo del corazón, como una guerra.

Si la actividad empieza en varios sitios a la vez, las aurículas dejan de contraerse normal. Lo hacen como si metiésemos un puñado de lombrices en una bolsa.

La aurícula se llena de espirales, produciendo frentes de actividad eléctrica desorganizada en todas direcciones

Este movimiento desorganizado no moviliza bien la sangre. Produce el mismo efecto que si la aurícula estuviese parada. Pero los ventrículos, que son los que bombean la sangre siguen funcionando.

Esta desorganización surge de repente y puede durar más o menos tiempo, pero como los ventrículos siguen trabajando podemos vivir con la fibrilación auricular e incluso tolerarla más o menos bien.

¿Qué causas tiene?

Aparece sobre todo en aurículas dilatadas o envejecidas, producto de la hipertensión arterial y la edad. También puede aparecer en corazones enfermos por infartos o por enfermedades de las válvulas.

Otra causa frecuente son las enfermedades respiratorias. Cuando la sangre se oxigena mal en los pulmones. Por ejemplo las apneas del sueño que se producen en los grandes roncadores.

Las personas que roncan mucho, con pausas de apnea, pueden desarrollar fibrilación auricular

Cuando el tiroides tiene un exceso de funcionamiento, lo que se conoce como hipertiroidismo, también puede provocar esta arritmia.

El alcohol, cuando se consume de forma abusiva y crónica, pero también cuando nos pegamos un homenaje, lo que se conoce como síndrome del corazón festivo.

Las drogas y los excitantes pueden ser también motivo de aparición de esta arritmia en personas jóvenes.

Consecuencias de la fibrilación auricular

Como hay un aumento de actividad en las aurículas, generalmente esta arritmia pone rápido el corazón. Todo dependerá del número de estímulos que pasen de las aurículas hacia los ventrículos.

Esto lo controla una zona de paso entre ambos tipos de cámaras. El nodo aurículoventricular. En las aurículas se están produciendo hasta 300 ciclos por minuto. Si toda esa actividad pasase, los ventrículos fibrilarían también, pero gracias a esta contención eso no sucede.

La rapidez a la que se pone el corazón y el deterioro de la función de llenado de las aurículas hacen que aparezca cansancio, sensación de palpitaciones, dolor en el pecho, nerviosismo y falta de aire.

La fibrilación auricular suele ocasionar falta de aire, palpitaciones o dolor al pecho

Esto es muy variable porque hay muchas personas que no se lo notan. Sobre todo cuando los episodios son repetidos. Al final acaban acostumbrándose.

La fibrilación auricular puede ser la causa de que una persona con otra enfermedad del corazón se descompense. Porque de repente pasa de ir con un ritmo normal a 80 latidos por minuto, a un ritmo de 150 ó 160 latidos por minuto.

La consecuencia más importante es que al estar parada la aurícula remansa sangre. Entonces se forman coágulos dentro. Estos trombos pueden desprenderse y salir del corazón produciendo ictus en el cerebro y otros daños.

Tratamientos de la fibrilación auricular

La fibrilación auricular puede obligar a la toma de anticoagulantes. Esto sucede cuando la persona tiene además otra serie de factores de riesgo. La idea es evitar que la sangre solidifique dentro de la aurícula y produzca trombosis en otras zonas de la circulación, al salir del corazón.

Luego hay medicamentos frenadores. Lo que hacen es aumentar el freno que hace el nodo aurículoventricular. Para que se transmita poca actividad eléctrica de aurículas a ventrículos.

También se pueden usar antiarrítmicos. Estos fármacos, como la amiodarona, se utilizan para quitar la arritmia y evitar que vuelva.

Si queremos quitar la arritmia, porque no podamos controlarla con pastillas y esté poniendo el corazón a todo trapo podemos hacer una cardioversión.

En casos inestables puede ser necesario realizar una cardioversión eléctrica.

Otra terapia más avanzada es la que intenta aislar las zonas dónde se origina. Esto se hace mediante estudio electrofisiológico y se llama ablación de venas pulmonares.

Muchas veces fracasan todas las medidas anteriores y no nos queda más remedio para controlarla que cortar la comunicación entre aurículas y ventrículos y poner un marcapasos.

Conclusiones

Es una alteración del ritmo normal. La más frecuente. Es un ritmo caótico, irregularmente irregular. Podemos vivir con ella, pero vivimos mejor sin ella.

La notamos porque el pulso va irregular y el corazón suele ir deprisa. Tiene muchas causas.

La consecuencia más importante es que puede inestabilizar el funcionamiento del corazón y provocar trombosis, por lo que pueden ser necesarios los anticoagulantes.

Existen tratamientos para controlarla, que van desde fármacos hasta procedimientos mediante cateterismo, que son los estudios electrofisiológicos.

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los próximos, así como otras novedades, puedes suscribirte aquí a mi lista de correo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

2 respuestas

  1. Hola buenos días Doctor,quería consultarle algo que me pasa, en febrero el médico de cabecera me dijo que tenia bradicardia,fui a un cardiólogo privado que me hizo un electro y salió bien y me dijo que no tenía importancia,pero en julio bajando unas escaleras de pronto estuve en el suelo,me creó una duda porque creo que me desmayé, y la semana pasada me pasó algo parecido,iba andando yo noté que me resbalé y ya estuve en el suelo , tengo la sensación de que él trallecto de la caída no lo recuero , simplemente ya estoy en el suelo,llevo un par de meses que tengo unos pinchacitos en el pecho,también ocasionalmente me cuesta respirar normalmente esto suele desaparecer cuando tomo mi orfidal por la noche, creyendo que es mi ansiedad, también tengo desde hace años vértigo, y pase hace 10 años por un cancer de colon con quimioterapia,del cual estoy bien,pero me preocupan esas caidas, podría decirme que es lo que me pasa y lo que tengo que hacer? Muchísimas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ya casi estamos...

Introduce tu nombre y correo electrónico para que pueda enviarte la guía gratis

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.

Hola, bienvenid@ ¿puedo ayudarte?

Descarga gratis mi guía para pacientes sobre síntomas y signos en Cardiología y resuelve las dudas más frecuentes que me suelen consultar.

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.