¿Qué es un flutter auricular?

Flutter auricular es un tipo de arritmia, cuyo equivalente en castellano sería aleteo auricular.

Se denomina así porque las aurículas, que es la parte del corazón donde se genera esta arritmia se contraen en salvas características.

Podríamos considerarlo primo hermano de otra arritmia originada en las aurículas, que es la fibrilación auricular.

Sin embargo, los mecanismos por los que se producen son distintos, por tanto, su manejo y su tratamiento serán distintos.

El flutter auricular puede curarse a veces gracias a la ablación. Porque a pesar de ser una arritmia persistente y molesta, tiene un talón de Aquiles.

¿Quieres saber cuál es ese punto débil? Pues no te pierdas el artículo.

Como Aquiles, el legendario héroe griego, el flutter también tiene un punto vulnerable

¿Cómo se genera un flutter auricular?

Es una arritmia de las que llamamos supraventriculares, como la fibrilación auricular. Se llama arritmia porque es un ritmo distinto al normal. Y supraventricular porque se origina en las aurículas, por encima de los ventrículos. Más concretamente el flutter auricular común, en la aurícula derecha.

Los impulsos eléctricos dejan de originarse en el nodo sinusal, que es el dueño habitual del ritmo cardíaco. Y que está en el techo de la aurícula derecha. En lugar de ir por su sitio, empiezan a viajar en círculos alrededor de toda la aurícula derecha. Una y otra vez, y vuelta a empezar. Hay que imaginarlo como un Scalextric.

El flutter se origina por una actividad eléctrica que gira continuamente en torno a la aurícula derecha

Y esta asa cerrada, se forma de manera espontánea, bruscamente. Puede desaparecer si en algún momento el circuito se hace más lento en un punto, hasta que se detiene y el nodo sinusal puede volver a tomar el mando. Pero como sucede en los Scalextric, hasta que no descarrilan los coches no para el juego.

¿Qué síntomas nos provoca un flutter auricular?

A la vez que el circuito da vueltas en la aurícula, parte de esa actividad eléctrica estimula a los ventrículos. Si lo hace cada dos vueltas, nuestro corazón late bastante deprisa, a unos 150 latidos por minuto. Aunque estemos en reposo. Esta es la frecuencia cardíaca más frecuente del flutter auricular.

Esto provoca palpitaciones, sensación de que el corazón late demasiado deprisa, o muy superficialmente. A veces pueden producir molestias en el pecho, parecidas a una presión, o directamente dolor. También es habitual que al ir muy deprisa, el corazón termine fatigándose, con lo que notaremos falta de aire con ejercicios cada vez menores.

Los síntomas varían en función de la velocidad a la que las revoluciones del flutter pasan a los ventrículos

Si el circuito activa a los ventrículos cada 3 vueltas, irá a 100 latidos por minuto, y si es cada 4 vueltas a 75 latidos por minuto. Es posible que, a esta velocidad, no notemos nada, por eso muchos flutter pueden pasar desapercibidos.

Eso es más frecuente si tomamos medicación para frenar el corazón. Y en el caso contrario, si el flutter conduce en cada ciclo, los ventrículos pueden ir a frecuencias superiores a los 200 latidos por minuto, lo cual es bastante más peligroso. Suele ser frecuente que esto pase cuando se toman fármacos antiarrítmicos del grupo IC (flecainida y propafenona).

¿Cómo se diagnostica el flutter auricular?

Como cualquier otra arritmia el diagnóstico se consigue haciendo un electrocardiograma en el momento en el que se tienen las palpitaciones. Si el electrocardiograma es anterior o posterior no veremos las clásicas ondas del flutter. Y no podremos diagnosticarlo. De ahí la importancia a obtener electrocardiogramas cuando tenemos síntomas.

Lo característico del flutter es la aparición en el electrocardiograma de unas ondas en forma de dientes de sierra

En el electrocardiograma el circuito del flutter provoca unas ondas características, que se llaman ondas F, ondas de sierra, u ondas de flutter.

También se puede lograr el diagnóstico si se hace un estudio electrofisiológico y se intenta provocar la arritmia, con electrocatéteres dentro de la aurícula derecha.  

Distintos tipos de flutter auricular

El más común se produce por un circuito en la aurícula derecha que discurre en sentido contrario a las agujas del reloj. Se le llama flutter auricular común antihorario. También existe la variante en dirección contraria, pero en esencia, se trataría de la misma arritmia.

Sin embargo, hoy en día, van ganando relevancia los flutter de otro tipo que antes eran menos frecuentes. Son los que se originan por cicatrices de cirugía o procedimientos previos en las aurículas. Este tipo de flutter forma su circuito en torno a estas cicatrices y su tratamiento suele ser más complejo.

La cirugía cardíaca causa cicatrices en el corazón que posteriormente pueden originar un flutter auricular atípico

A este tipo se le llama flutter atípico, e incluye aquellos que se producen en la aurícula izquierda por cicatrices en ella, y en la aurícula derecha, por cirugías, muchas veces de corrección de ciertas cardiopatías congénitas. Aunque también hay flutter atípico sin antecedente de cirugías.

Diferencias y semejanzas con la fibrilación auricular

La fibrilación auricular es un ritmo más desorganizado, ya que no suele tener asociado un circuito como un asa, sino que hay varios frentes independientes de activación eléctrica. En la práctica el flutter auricular es un ritmo regular, mientras que la fibrilación es irregular.

Ambos se originan por las mismas causas, tanto por enfermedades del corazón, como de fuera de él. Por ejemplo, la apnea del sueño, obstrucciones en los bronquios o trastornos del tiroides. Y los dos pueden originar trombosis, por lo que se recomienda tomar anticoagulantes.

El flutter responde peor a fármacos antiarrítmicos que la fibrilación auricular. Por eso se suele recurrir a la cardioversión eléctrica y a tratamientos más definitivos como la ablación.

El flutter responde peor a fármacos que la fibrilación auricular y para restaurar el ritmo cardíaco suele ser necesaria la cardioversión

El punto débil del flutter auricular

Si imaginamos otra vez el Scalextric, hay zonas donde tienes que ir más despacio para que los coches no se salgan de la pista. Aquí pasa lo mismo, hay una parte de la aurícula derecha donde los impulsos eléctricos van más despacio. Como un paso estrecho, dónde la carretera es menos ancha y el tráfico va más lento.

A esa parte se le llama istmo. Ahí es donde el flutter es más vulnerable y dónde se realizan los procedimientos de ablación. En esa parte de la aurícula derecha se corta el circuito aplicando energía con un electrocatéter, durante el estudio electrofisiológico.

En los estudios electrofisiológicos se introducen unos cables en el corazón que miden la transmisión de los impulsos eléctricos. Cuando se identifica la zona del istmo se aplica energía ahí, como una quemadura, para interrumpirlo.

La parte del bucle dónde la electricidad circula más lentamente se llama istmo y es la parte vulnerable del flutter

Otros tratamientos del flutter auricular

El tratamiento de ablación no es un tratamiento para usar de urgencia. Normalmente se hace de forma programada. Lo habitual es que para interrumpir el flutter y devolver el corazón a su ritmo normal se use la cardioversión eléctrica.

Los fármacos son poco efectivos para quitar esta arritmia y devolver al corazón al ritmo habitual. Por eso se suele recurrir a la cardioversión. Otra opción es intentar controlar el número de vueltas del flutter que pasan a los ventrículos. Eso se consigue con medicamentos frenadores. Porque como hemos dicho, cuando el corazón va a 100 ó 75 latidos por minuto el flutter pasa desapercibido.

La otra parte del tratamiento es usar anticoagulantes para evitar las trombosis. Igual que pasa en la fibrilación auricular. A diferencia de lo que pasa en la fibrilación auricular. Si hacemos una ablación exitosa del flutter auricular y no hay otra arritmia, se puede dejar de tomar anticoagulantes.

Los fármacos intentan aumentar el número de ciclos que pasan a los ventrículos. También se utilizan los anticoagulantes.

Por supuesto, como en todas las arritmias, habrá que tratar la enfermedad de base que lo está provocando. Si es una apnea del sueño, de nada sirve hacer ablación del flutter o dar frenadores porque reaparecerán arritmias. Si hay un hipertiroidismo habrá que controlarlo, para poder sujetar el corazón de forma efectiva.

Igual sucede con la cardiopatía hipertensiva, las enfermedades de las válvulas, la insuficiencia cardíaca, etc. El flutter auricular es una consecuencia y si no se mejoran estas condiciones reaparecerán otras arritmias.

Conclusiones

El flutter auricular es un primo hermano de la fibrilación auricular que suele originarse por un circuito en la aurícula derecha.

El tratamiento definitivo del flutter auricular es la ablación. Sin embargo, en ciertos tipos de flutter atípico el tratamiento puede ser más complicado.

Como ocurre con la fibrilación auricular hay que valorar los anticoagulantes cuando estén indicados.

Las arritmias son consecuencia de problemas tanto cardíacos como extracardíacos, que si no se resuelven, van a hacer que las arritmias persistan.

Si te ha gustado este artículo y no quieres perderte los próximos, así como otras novedades, puedes suscribirte aquí a mi lista de correo

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ya casi estamos...

Introduce tu nombre y correo electrónico para que pueda enviarte la guía gratis

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.

Hola, bienvenid@ ¿puedo ayudarte?

Descarga gratis mi guía para pacientes sobre síntomas y signos en Cardiología y resuelve las dudas más frecuentes que me suelen consultar.

PABLO GARCÍA GARCÍA es el Responsable del tratamiento de los datos personales del usuario y le informa de que estos datos se tratarán de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679, de 27 de abril (GDPR), y la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre (LOPDGDD), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:
Fines y legitimación del tratamiento: suscripción al blog informativo (por consentimiento del interesado, art. 6.1.a GDPR).
Criterios de conservación de los datos: se conservarán durante no más tiempo del necesario para mantener la suscripción al blog.
Comunicación de los datos: no se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos que asisten al usuario: derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos, y de limitación u oposición a su tratamiento. Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.
Datos de contacto para ejercer sus derechos: info@cardiodonbenito.com.